Estas son las cualidades que inculcamos a nuestros vendedores y que creemos que todo comercial deberia tener.

No es mejor el que más habla sino el que más escucha: no creas que por hablar mucho serás mejor, escucha a tu cliente, déjale hablar, pues con ello sabrás más de él y favorecerá la venta. Es mucho más eficiente escuchar que hablar sin parar y hacer un monólogo tuyo.
Se tú mismo, no finjas ser algo que no eres: se puede ser serio pero vital, pero si finges ser la persona que no eres, tarde o temprano se descubrirá y resultará en tu perjuicio. Tienes que ser natural, espontáneo pero siempre cuidando las formas.
Nunca mientas: si no sabes algo no te lo inventes, porque aunque realices la venta más adelante se descubrirá la mentira y posiblemente no vuelvas a vender a ése cliente, mancharías tu imagen y la de tu empresa.
Conoce tu producto al 100%: si es así, nunca tendrás la preocupación de no tener que mentir porque sabrás responder a cualquier pregunta que te lancen sobre el producto que vendas, y además podrás exponer todos los puntos fuertes del producto y convencer al cliente de los beneficios que le reportará.
Cuida tu imagen: debes ir arreglado pero tampoco en exceso, todo irá en función de la persona con la que estés hablando, no estés por encima de él, estás con un amigo; un buen vendedor transmite imagen, y no sólo la suya, sino la del producto que vende y la de la empresa a la que representa.
Habla el mismo “idioma”: cada persona tiene su propia jerga, acomódate al cliente para que sienta tu cercanía y no te vea distante; no vayas a ser únicamente su vendedor; como buen vendedor, deberás ser su amigo y persona de confianza.
No vayas directo a la venta, conoce al cliente: intenta hasta el máximo establecer un lazo de amistad con tu cliente, que no te vea como un simple comercial que le quiere vender algo, logrando un lazo de unión será todo más sencillo.
Se ambicioso: No te relajes, siempre hay que intentar vender más, supera cada día lo que hiciste el día anterior y así cada día y podrás llegar a ser el más grande. Cada día cuando te levantes tienes que sentir el hambre por seguir creciendo, por seguir vendiendo más, por hacer más amigos que te harán ser más grande.
No te relajes: relacionado con la ambición de antes, no vendas hoy 10 y al día siguiente, como ya has llegado a tu objetivo sólo vendas 2, ¡NO! ¡Supera ese 10, ten hambre!.
No ceses en tu formación: como todo en la vida, nunca sabremos todo sobre algo y menos en éste campo que está en constante cambio. Aprende cada día cosas nuevas, a tu alrededor hay variados seminarios, libros y diversas fuentes de información que te enriquecerán. En internet podrás buscar algunas de las mejores claves para vender más y ser un mejor vendedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies